Inicio Noticias Tratamiento de semillas y su influencia sobre la calidad fisiológica

Tratamiento de semillas y su influencia sobre la calidad fisiológica

por Redacción

Por Edgardo Díaz Calderón

Los tratamientos a las semillas son métodos de protección económicamente accesibles y compatibles con el ambiente. Consiste en aplicar una pequeña cantidad de ingrediente activo, formando una cubierta sobre las semillas para proporcionarles protección ante la presencia de plagas y enfermedades y así asegurar el establecimiento de plantas sanas y vigorosas.

Por otra parte, el Manejo Integrado de Plagas, MIP, ofrece alternativas para neutralizar los daños causados por las plagas rizófagas, con menor impacto al ambiente y a la salud. Para ello se recomienda la aplicación de técnicas de uso racional de plaguicidas, prácticas culturales e insecticidas botánicos, técnicas que no interfieren con los reguladores naturales de las plagas y que complementan el potencial genético de las variedades e híbridos cultivados. Entre estas alternativas está el empleo de semillas de calidad de hibrido y variedades, especialmente certificadas y adaptadas a las condiciones ambientales, para lograr la apropiada germinación, vigor inicial y la uniformidad de cultivo. Entre las plagas más comunes en el suelo están la gallina ciega Phyllophaga spp (Coleoptera: Scarabeidae) cuyas larvas se alimentan de las raíces de las plantas, debilitándolas y causando un pobre desarrollo, presentando síntomas de deficiencia de agua y nutrientes, son susceptibles al acame, no rinden bien y pueden morir. Los gusanos trozadores Agrotis spp (Lepidoptera: Noctuidae) las larvas de estas especies cortan plantas tiernas a la altura del cuello de la raíz. Como consecuencia se produce fallas en el campo de cultivo que muchas veces obliga a efectuar resiembras, ocasiona retraso y desuniformidad en el desarrollo de las plantas. Los mayores perjuicios del gusano perforador menor del tallo Elasmopalpus lignosellus (Lepidoptera: Pyralidae) tienen lugar sobre plantas nuevas. Las larvas se alimentan bajo la superficie del suelo afectando el cuello y la porción subterránea del tallo.

La actividad es económicamente recomendada, siempre que sean usados productos o mezclas de productos adecuados, en la dosis correcta y distribuidos uniformemente en todo el lote de semillas. El tratamiento químico para ser eficiente debe ser realizado con un producto capaz de erradicar los patógenos presentes en las semillas, no ser tóxico para las plantas, para el hombre y para el medio ambiente, presentar estabilidad, adherencia y cobertura, no ser corrosivo, y ser de bajo costo y fácil adquisición, además de ser compatible con otros productos. Conforme aumenta la percepción del valor de la semilla y la importancia de proteger y/o mejorar su desempeño, crece en el mercado la disponibilidad de productos para el tratamiento de semillas con diferentes finalidades, como protección o nutrición (micronutrientes), mejorando su desempeño en los aspectos fisiológicos y económicos.

Un gran avance tecnológico ocurrido de manera simultánea con la adopción y el desarrollo del tratamiento industrial de semillas fue el lanzamiento de nuevas moléculas insecticidas y fungicidas, bioactivadores y películas de recubrimiento, que junto a los beneficios sanitarios y fisiológicos, permiten el tratamiento anticipado de las semillas y su almacenamiento por períodos prolongados sin grandes riesgos de pérdidas de calidad fisiológica.

Cubiertas y preservación de a semilla almacenada

Los principales atributos de calidad de las semillas son el vigor, la germinabilidad y la viabilidad. El Índice de vigor es una medida indirecta que se calcula a partir de medidas directas, el cual se obtiene al dividir el valor del peso seco radicular para el peso seco aéreo.  En el tratamiento de semillas, además de la utilización de los productos citados anteriormente, se ha realizado la aplicación de polímeros que forman una película alrededor de las semillas sin modificar su forma o masa, denominado peliculización o «film coating». Los polímeros utilizados en el tratamiento de semillas pueden aumentar la retención y uniformidad de distribución de fungicidas en la superficie de las mismas. El uso de polímeros ayuda adicionalmente a reducir el riesgo de emisión de polvo tóxico al ambiente y mantiene por más tiempo los ingredientes activos adheridos a las semillas, contribuyendo así con una mejor actividad de los productos sobre los organismos deletéreos.

El tratamiento de semillas se constituyó en una operación rutinaria. Sin embargo, poco se conoce sobre la influencia de los insecticidas sobre la germinación y el vigor de las semillas de soya, siendo que algunos insecticidas pueden conferir, además del efecto protector, efectos fisiológicos en el crecimiento inicial y desarrollo de las plantas, influenciando positiva o negativamente.

El almacenamiento de semillas tiene elevada importancia porque generalmente ocurre un intervalo de tiempo entre la cosecha de la semilla y la siembra subsecuente, el cual puede extenderse por meses, dependiendo de la especie, cultivar, lugar de producción, condiciones ambientales predominantes y tecnología de producción. La razón fundamental del almacenamiento está vinculada a la preservación de la calidad fisiológica y sanitaria de las semillas, por la reducción de la contaminación por plagas y de la incidencia de microorganismos y minimización de la tasa de deterioro.

El concepto de calidad de semillas está compuesto por cuatro atributos: genético, físico, sanitario y fisiológico. El primero hace referencia a la precocidad de un cultivar, su potencial de rendimiento, capacidad de enfrentar diferentes tipos de estrés, pureza varietal y calidad de grano, entre otras características. El atributo físico hace referencia a la humedad de la semilla, a los daños mecánicos que se puedan presentar en un lote de semillas, masa, apariencia, presencia de semillas de otros cultivares, de otras especies y/o de material inerte. El tercer atributo de la calidad de la semilla, el componente sanitario, representa la sanidad del lote de semillas, ya que semillas infectadas por microorganismos pueden tener bajo vigor o no ser viables, razón por la cual todas las semillas comercializadas deben tener niveles aceptablemente bajos de cualquier patógeno. Finalmente, el atributo fisiológico, también llamado de calidad fisiológica de la semilla, envuelve el metabolismo de la misma. Este atributo está principalmente representado por la capacidad de germinación, el vigor y la latencia que un lote de semillas puede presentar.

El rendimiento del cultivo se ve afectado por el uso de semilla reciclada de mala calidad, por cuya razón, las pérdidas pueden alcanzar entre el 17 y 36 %. Otra causa que incide negativamente son los daños provocados por insectos en el suelo durante las primeras semanas del cultivo, destruyendo el sistema radicular, cortando plántulas y comiendo hojas. El daño de insectos como Phyllophaga spp. en las raíces interfiere la absorción de nutrientes y el normal desarrollo de la planta, además puede provocar su volcamiento debido a la disminución del anclaje en el suelo.

Quiescencia y evolución de las plantas

Las plantas modernas evolucionaron de organismos acuáticos, siendo las algas verdes un probable ancestro de las especies contemporáneas. Los requerimientos de las plantas son relativamente simples, como luz, agua, dióxido de carbono, oxígeno y algunos minerales. En nuestro planeta, la luz es abundante, también el oxígeno y el dióxido de carbono (gases que circulan más libremente en el aire que en el agua) y el suelo es generalmente rico en minerales. Lo anterior sugiere que el factor crítico para la transición de las plantas a la tierra fue el agua, por lo cual las plantas a lo largo de la evolución desarrollaron características que les permitieron afrontar este cambio drástico de ambiente.

Por otra parte, el hábitat de las semillas es el método más complejo y exitoso de reproducción sexual en las plantas vasculares. Una semilla consiste de un embrión y una reserva de alimentos empaquetados en un contenedor altamente durable, la testa. En la madurez, la semilla está latente o quiescente, no crece y es capaz de resistir una gran variedad de condiciones ambientales adversas. Una semilla en estado quiescente presenta metabolismo nulo y/o no medible que se mantiene hasta que condiciones favorables y húmedas lo reactiven e induzcan la germinación.

La latencia se define como un bloqueo necesario en la fase final de la germinación de una semilla viable, aún en condiciones favorables para la germinación de semillas no-latentes. La latencia de las semillas controla el tiempo de germinación en respuesta a las estaciones del año y desempeña un papel importante en la evolución de las plantas con semillas y en la adaptación al cambio climático. El tiempo de germinación influye fuertemente en la distribución de las especies y juega un papel importante en la determinación de la supervivencia o extinción de ellas durante el cambio climático.

Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia, ¿estás de acuerdo en seguir haciendo uso de nuestra plataforma? Aceptar Leer Más

UA-134859978-1