Inicio Noticias Optimo desarrollo del cultivo y pella controlando Alternaria

Optimo desarrollo del cultivo y pella controlando Alternaria

por Redacción

Por Antonio Juárez Alvarado

Entre las enfermedades causadas por hongos fitopatógenos, Alternaria spp genera una de las principales y se caracteriza por producir un atizonamiento y daño en la inflorescencia que comienza como una decoloración café, que puede involucrar un florete o varios a la vez. Se ha estimado que esta enfermedad puede ocasionar hasta un 30% de pérdidas de pellas.

El cultivo de hortalizas como el brócoli,  Brassica oleracea L., sigue siendo una gran alternativa económicamente eficiente para el agricultor ya que genera altos rendimientos y un productos de excelente calidad y muy buscado en el mercado. México exporta brócoli y a través de esta actividad comercial se generan beneficios en los aspectos social, empresarial y agrícola, lo que se demuestra con las estadísticas donde nos indican que esta hortaliza es una de las más redituables, ya que nos demuestra de un 70 a un 100% de rendimiento sobre su precio de costo. En lo que respecta a las enfermedades de origen fúngico, la incidencia de micoflora presente en el follaje de las plantas varía dependiendo de la etapa fenológica y algunos de estos hongos se comportan como patógenos importantes en cosecha o postcosecha causando pérdidas significativas en el cultivo de brassicas. Alternaria brassicae causa pérdidas de un 30% en las cabezas de coliflor por pudriciones antes de la cosecha, y reducción en la calidad de la col por la necesidad de remover las hojas infectadas.  Los hongos patógenos en poscosecha causan considerables pérdidas en la producción, lo que se debe en gran medida a que los frutos tienen un gran contenido de nutrientes esenciales y mantienen un pH que favorece el crecimiento de dichos organismos.

La enfermedad se puede dispersar en las semillas infectadas, las herramientas de cultivo o de planta a planta por el viento y/o el agua. A menudo se pude apreciar en el envés de las hojas, manchas de color oscuro a manera de una mancha de aceite; cuando esto ocurre es casi seguro que la pella, en cualquier estado de formación, presentará una o varias inflorescencias con pudriciones, por ello la presencia de la enfermedad en el cultivo de brócoli impide que estas puedan ser comercializadas.

El género Alternaria incluye alrededor de 50 especies de hongos ampliamente distribuidas en las regiones templadas de la Tierra. Se trata de hongos, generalmente saprófitos o parásitos sobre muchos tipos de plantas hortícolas y sobre gran diversidad de sustratos (papel, cueros, tapicerías y otros.). Algunas especies pueden descomponer azúcares, pectina y lignina, así como contaminar alimentos con micotoxinas.  Alternaria, es un hongo filamentoso, saprofito, perteneciente al filo Ascomycota y al grupo de los dematiáceos, caracterizados por presentar una coloración oscura.

Alternaria spp. posee un micelio oscuro con conidióforos cortos erectos, donde forma cadenas de conidias simples o ramificadas. Las conidias son grandes, oscuras con forma de pera, multicelulares con septos transversales y longitudinales. Los conidios son llevados por el viento.  Es un agente patógeno y su presencia en las inflorescencias del brócoli impide que estas puedan ser comercializadas.

Esta enfermedad fúngica es muy común que puede afectar a multitud de crucíferas; es menos grave en las zonas donde en invierno se interrumpe el cultivo o en áreas donde no hay un puente continuo entre los ciclos o cultivos de verano e invierno. La enfermedad produce gran cantidad de esporas que son diseminadas por el viento, agua etc. Para la germinación de las esporas y la infección se necesita condensación de agua (lluvia) y la penetración se produce a través de estomas de la planta. Los óptimos térmicos para germinación de esporas e infección son 17-24° C, y en estas condiciones puede tener lugar un ataque grave en 6 horas; sin embargo, a temperaturas inferiores la infección está muy limitada. El hongo no se conserva en suelo, sobrevive en campo como saprófito en los restos vegetales de las brásicas y crucíferas que permanecen durante el invierno y también a través de semillas infectadas.

Manifestación de síntomas en el cultivo

En plantas recién germinadas, se producen síntomas en los cotiledones con áreas necróticas pardo oscuro y estrías del mismo color en el tallo. En plantas desarrolladas, se producen inicialmente pequeñas manchas pardas oscuras rodeadas por un halo clorótico.  En condiciones de humedad presentan un fieltro de color verdoso o parduzco formado por las fructificaciones del hongo, a menudo se aprecian en las lesiones anillos concéntricos y en manchas viejas el tejido suele rajarse y puede desprenderse.  Los daños en hoja normalmente afectan poco a la productividad de la planta, pero los ataques a la cabeza sí afectan a la calidad comercial de brócoli y coliflor, y lesiones graves producen podredumbres similares a las provocadas por mildiu.

Los primeros síntomas de la enfermedad se manifiestan en hojas viejas y tallos. En su etapa inicial se observan manchas circulares amarillas, anillos concéntricos alternados de color claro y oscuro dando la apariencia de un blanco. A medida que avanza la enfermedad, las hojas se tornan café oscuro, aparece un halo amarillo alrededor de la lesión, el tejido afectado se cae y se observa un agujero (apariencia de disparo en las hojas). En condiciones de alta humedad, en el centro de las lesiones se observan puntos oscuros que corresponde a las esporas del patógeno. La infección de plántulas en el semillero, puede causar el retraso en el crecimiento o muerte por el ahorcamiento de los tallos.

Alternaria spp., se caracteriza por producir un atizonamiento y daño en la inflorescencia, que se inicia como una decoloración café, que puede involucrar un florete o varios a la vez. Se dispersa con las semillas infectadas, con las herramientas de cultivo o de planta a planta por el viento y en el agua. A menudo se pude apreciar en el envés de las hojas, manchas de color oscuro a manera de una mancha de aceite; cuando esto ocurre es casi seguro que la pella, en cualquier estado de formación, presentará una o varias inflorescencias con pudriciones.

El tamaño del florete es el principal carácter comercial en el brócoli, por lo que las evaluaciones de rendimiento y calidad de florete son esenciales para elegir cultivares que cumplan con los estándares del mercado. Diversos estudios han demostrado que la aportación de fertilizantes a través del riego localizado de alta frecuencia mejora la producción y la eficiencia del uso de los nutrientes por la planta de brócoli.

Como medidas preventivas está el empleo de semilla sana y control desde el semillero, rotación con cultivos distintos a básicas, eliminación de residuos de cultivos para reducir el inóculo y el empleo de variedades menos sensibles. Actualmente la estrategia más empleada para el control de la enfermedad, es el tratamiento en precosecha y poscosecha con fungicidas sintéticos; sin embargo su uso está cada vez más restringido debido a que en los frutos se acumulan residuos potencialmente peligrosos para los consumidores.

Origen y necesidades del cultivo

El cultivo de crucíferas es de suma importancia económica a nivel mundial debido a sus valores alimenticios y medicinales. Tanto las hojas como el florete tienen alto valor nutricional por sus contenidos de proteínas, carbohidratos, fibra, calcio y hierro, entre otros. Originaria de las costas del mediterráneas y Asia Occidental, su nombre proviene del término Italiano «broca» que quiere decir brote, en alusión a la parte comestible y preciada de la planta. Su diseminación por el mundo se atribuye a los comerciantes y navegantes del mediterráneo, como también a los intercambios culturales que se dieron durante la expansión y consolidación de las culturas del Mediterráneo (griega, romana, musulmana entre otras).

Este cultivo se introdujo a México en 1966 y desde entonces es considerado como una de las brassicas más importantes. En nuestro país alcanza producciones muy por arriba de las 55 mil toneladas, de las cuales se exporta el 90%. Los principales estados productores son: Guanajuato, Aguascalientes, Baja California Norte, Tamaulipas, Michoacán y Querétaro. Las tecnologías para la producción de esta hortaliza son cada vez más sofisticadas, por lo que se ha demostrado que se pueden obtener altas producciones y excelente calidad en el producto final.

La planta de brócoli forma un tipo de cabeza que consiste en unos brotes verdes y los tallos de la flor carnosos y espesos los cuales son más largos que los de la coliflor, la raíz es pivotante, las hojas son algo rizadas y de color verde oscuro, las flores del brócoli son pequeñas, en forma de cruz de color amarillo,  las inflorescencias están constituidas por primordios foliares, también llamados flores inmaduras dispuestas en un corimbo primario en el extremo superior del tallo, los corimbos son de color variado según el cultivar de verde claro o verde púrpura, el fruto es una silicua de valvas ligeramente convexas con un solo nervio longitudinal, el brócoli produce abundantes semillas redondas y de color rosáceo. El cultivo de brócoli no es afectado por temperaturas inferiores a 0°C., pues crece bien en temperaturas entre 15 y 20° C., su desarrollo es óptimo en suelos francos, profundos y con buen contenido de nitrógeno.

El brócoli puede adaptarse a diferentes tipos de suelos, generalmente prefieren aquellos de textura intermedia a liviana, es decir aquellos suelos franco limosos y franco arenosos. En general es importante que el suelo sea profundo, que retenga humedad, que presente un contenido alto de materia orgánica (mayor al 5%). El pH del suelo adecuado para la producción de brócoli va de ligeramente ácido (6.0-6.5) a moderadamente ácido (5.5-5.9).

Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia, ¿estás de acuerdo en seguir haciendo uso de nuestra plataforma? Aceptar Leer Más

UA-134859978-1