Inicio Noticias Brócoli: Macro y micronutrientes críticos en la productividad del cultivo

Brócoli: Macro y micronutrientes críticos en la productividad del cultivo

por Redacción

Por: Juan Carlos Delgado Urquiza

 

El método más eficiente de suministro de micronutrientes y macronutrientes en crucíferas es mediante aplicaciones foliares, indispensables para lograr una alta productividad a la cosecha.

La efectividad de la fertilización foliar depende de un gran número de medidas, de la cantidad absorbida de la sustancia a través de la superficie y de su traslado por los conductos flemáticos, requiriendo un gasto de energía metabólica, estás sustancias nutritivas deben de atravesar la cutícula, las paredes y la membrana plasmática hasta llegar al interior de la hoja. La aplicación de nutrientes con éste método puede emplearse como un complemento de la fertilización básica del suelo, no es común utilizarlo como reemplazo de sistemas convencionales de fertilización, ya que las unidades de nutrientes aplicadas en cada pulverización deben ser bajas por los riesgos de provocar alguna lesión a los tejidos.

Las hortalizas como el repollo Brassica oleracea var, Capitata L, la coliflor Brassica oleracea var. Botritys L y el brócoli Brassica oleracea var. Italica L, son exigentes en N, P y K. La FHIA menciona que para producir 23 t de brócoli el cultivo extrae 68 kg ha-1 N, 23 kg ha-1 P y 56 kg ha-1 K; la absorción de nutrientes es de 243.9 kg de N, 28.7 de P y 240.9 de K. Un requerimiento por hectárea de 100 kg de N, 100 kg de P, 80 kg de K, manifiestan que las aplicaciones de P pueden variar entre 56 y 280 kg ha-1 P2O5 y las de N entre 112 y 224 kg por hectárea.  Para la fertilización con fósforo, la FHIA (2004), reporta los mayores rendimientos con la aplicación de 240 kg ha-1 P, disminuyendo drásticamente los rendimientos con aplicaciones inferiores a los 160 kg ha-1 del elemento. La respuesta a la fertilización con K se presenta hasta con 200 kg ha-1, cantidades superiores a los 300 kg ha-1 tienden a disminuir la producción.

Se recomienda y justifica la fertilización foliar en las siguientes situaciones específicas:

  • Cuando el cultivo esta sobre suelos con gran capacidad de fijación o inmovilización de nutrientes.
  • En periodos de desarrollo de la planta críticos para un determinado elemento.
  • En condiciones desfavorables como periodos de sequía que impiden la absorción de elementos.

 

Macronutrientes

 

Nitrógeno

Es el elemento más importante en la nutrición vegetal, es el elemento más requerido por los vegetales es un componente de las proteínas, ácidos nucleicos es el único elemento que no se dispone de la roca madre, a la planta da coloración verde favorece en el crecimiento de la hoja estimula el crecimiento prematuro. La carencia de este elemento da coloración verde pálido amarillento y retrasa el crecimiento.

 

Fósforo

Es uno de los macro nutrientes esenciales. Esta esencialidad es debida a que entra a formar parte de los ácidos nucleicos, fosfolipidos y otros componentes del material celular, así como por ser el elemento clave en el transporte de energía y por intervenir en la respiración, fotosíntesis. El fósforo induce en la formación de un activo y potente sistema radicular, estimula la rápida formación y crecimiento de raíces, la carencia se manifiesta de hojas color púrpura o rojas.

 

Potasio

Es uno de los elementos esenciales mayores, es decir, que en mayor cantidad se encuentra en las plantas. Su presencia regula fenómenos o procesos vitales como: economía del agua, metabolismo de glúcidos  y proteínas en este sentido, incide en la absorción vía radicular y foliar, en la apertura y cierre de estomas y resistencia de las plantas a la salinidad, sequía y frío, regula la turgencia celular, por otro lado, también aumenta el mayor vigor de las plantas estimula la formación de tallos fuertes, la carencia se manifiesta como perdida de vigor y pella descolorida.

 

Micronutrientes

Se considera micronutrientes a los elementos esenciales cuya concentración en plantas es menor a 0.1% en peso seco: hierro, manganeso, zinc, cobre, boro, molibdeno, cloro, níquel.

 

Magnesio

Este nutriente fomenta la fotosíntesis es el principal elemento de la clorofila, la carencia de este elemento en los vegetales incide en la clorosis de las hojas viejas y el exceso de este elemento hace que haya una menor absorción de calcio y potasio.

Boro

Es un micronutriente en forma de borato suele estar en una concentración de 0.1 a 2.5 ppm, las cantidades de boro en las plantas son variables y puede ser toxico en exceso dependiendo del cultivo del que se trate. El boro facilita el transporte de azucares a través de la membrana, también se afirma que está involucrado en la síntesis de auxinas.

Hierro

Este mineral, que es absorbido en forma de ferrosa y férrica y como quelatos, fisiológicamente interviene en muchas proteínas e interviene en la síntesis de ácidos nucleicos, la sintomatología que presenta los cultivos por deficiencia del fierro es clorosis en las hojas jóvenes, raíces cortas muy ramificadas.

Cobre

El cobre, por su parte es absorbido por las plantas como catión, un exceso ocasiona efectos tóxicos, el cobre desempeña acciones catalíticas en las plantas y en diversas enzimas, oxidasa y ácido ascórbico, la deficiencia se manifiesta como  necrosis de las hojas, la muerte regresiva de los frutales en donde las hojas se marchitan y caen.

Zinc

El zinc, es absorbido en forma catiónica, en cantidades pequeñas, es común en el suelo hasta de 1 ppm. Fisiológicamente la planta lo utiliza en muchas enzimas como deshidrogenasas, proteinazas y peptidasas. Posiblemente una deficiencia repercuta en el ARN y en los ribosomas, tiene directa relación con la síntesis de ácido indolacetico. La deficiencia se manifiesta como la atrofia y reducción de hojas, las yemas con poco vigor vegetativo.

Condiciones óptimas para el cultivo de brócoli

Esta hortaliza requiere suelos con un pH alto, cercano a la neutralidad, ya que es poco tolerante a la acidez. Asimismo, se desarrolla mejor en suelos francos, franco arcillosos o franco limosos, profundos, con alto contenido de materia orgánica y buena capacidad de retener agua. Requiere de climas fríos y húmedos; la temperatura óptima promedio está entre 12 y 16° C, con mínimas promedio de 5 grados; temperaturas mayores a 20° C causan desuniformidad en la formación de las inflorescencias, ocasionando una menor compactación de las mismas, factor determinante de la calidad del producto; temperaturas cercanas a 0° C detienen el crecimiento de la planta.

Para el desarrollo vegetativo requiere una humedad relativa del 80% con una mínima del 70%. Según el ciclo de formación de la pella, se dividen las variedades en precoces o tempranas si se recolectan en menos de 90 días, cultivares intermedios si se cosechan entre 90 y 110 días tras su siembra. El brócoli se puede cultivar de manera adecuada en zonas comprendidas entre los 2,200 y 2,800 msnm.

Una hortaliza de gran importancia comercial mundial

El brócoli es una crucífera nativa de Asia Occidental y de las costas del Mediterráneo oriental (Península de Anatolia, Líbano, Siria.), la cual se desarrolló a partir de un repollo silvestre que, mediante procesos de mejoramiento genético realizado desde 1920 en Estados Unidos, se transformó en la hortaliza que actualmente apreciamos. Tiene un alto valor nutricional y medicinal; contiene cantidades grandes de vitamina C, caroteno beta, alto contenido de cromo y sulforafano (sustancia anticancerígena).

La característica principal de esta hortaliza es el sabor particular, al ser ingerido en su preparación y el contenido de vitamina C, siendo mayor que otras hortalizas. El brócoli es una subespecie de las coles, cuya parte comestible está constituida por las inflorescencias prematuramente desarrolladas, formando una pella redonda, tierna y generalmente verde, también son llamadas coliflores de invierno son más rústicos y resistentes al frío. El brócoli posee propiedades medicinales por su alto contenido en hierro y es muy recomendado para controlar la diabetes, actúa beneficiosamente sobre los riñones, vesículas e intestinos, además de fortalecer las defensas del organismo.

Relacionados

1 Comentario

Don Rusiecki julio 17, 2019 - 11:40 pm

Genial justo esto es lo que me faltaba para terminar mi trabajo, al fiiiiin T.T GRACIAS!

Respuesta

Deja un Comentario

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia, ¿estás de acuerdo en seguir haciendo uso de nuestra plataforma? Aceptar Leer Más

UA-134859978-1